Síndrome vitaminosis, grave riesgo por exceso de vitaminas

-A A +A

Debido al auge de la medicina anti envejecimiento o regenerativa se ha registrado un mayor consumo de  vitaminas A, E y C que protegen al organismo de la acción de los radicales libres, esto  a su vez ha desatado un gran mercado de multi vitamínicos, es decir de la presentación artificial de estos nutrientes sea en pastillas, inyecciones e incluso bebidas, que representan el grave riesgo de provocar en el organismo el síndrome de vitaminosis, es decir una grave intoxicación que daña ojos, hígado, cerebro y huesos.

Así lo advierte la Sociedad Mexicana de Nutrición y Tecnología de Alimentos, al destacar que sólo en Estados Unidos y Japón se encuentran regulados estos productos, denominados comúnmente en México como suplementos alimenticios
 
“Estas deficiencias legales fomentan la confusión del consumidor, pudiendo llegar a provocar incluso, situaciones de riesgo en ciertos sectores de la población, como es el caso de las mujeres embarazadas. Según la normativa sobre etiquetado nutricional, estos productos enriquecidos deben reflejar obligatoriamente sus propiedades nutricionales… aproximadamente en el 81% de los productos registran irregularidades tales como la incorrecta expresión del contenido en vitaminas, omisión de la proporción de vitaminas que se aporta en función de las CDRs o deficiencias en el contenido mínimo de vitamina C”, destaca.
 
Al respecto, la Secretaría de Salud y el IMSS apuntan que no existe necesidad de tomar vitamínicos si se cuenta con una alimentación balanceada, pues los nutrientes se encuentran tanto en frutas y verduras como en carne.
 
El problema se acrecienta si se lleva una dieta rica en vitaminas y, además, se toman los vitamínicos, pues estos regularmente contienen los niveles requeridos a diarios en la alimentación y, al conjuntarse con los provenientes de la alimentación diaria representan un exceso que causan una  intoxicación que puede llegar a grados extremos de generar  una gran presión intracraneal, la cual deriva en vómitos, cefalea intensa y convulsiones.
 
La literatura médica refiere que la vitamina C es una de las aliadas de nuestro organismo, en especial en temporada invernal pues ayuda a reforzar nuestras defensas y protegernos de infecciones; pero si se consumen en exceso causan problemas digestivos e intestinales, e incluso pueden derivar en cálculos renales si el exceso en su consumo es por largo tiempo.
 
La vitamina A, o también conocida como retinol, consumida en exceso causa fatiga, náuseas, pérdida de peso, dermatitis, estreñimiento y un anómalo desarrollo de nuestros huesos. A veces esta hipervitaminosisse puede confundir con los síntomas de un tumor cerebral, al registrar síntomas como vómitos, dolor de huesos, dolores de cabeza.
 
Referente al Complejo B, su consumo excesivo puede desarrollar urticaria, disminución del apetito y bajada en los niveles de potasio de nuestro organismo, además nos puede alterar el sueño y producirnos irritabilidad.
 
También aquellas consideradas vitaminas anti envejecimiento pueden resultar dañinas si se consume en grandes cantidades, como Otra vitamina como la E que puede provocar dolores abdominales, náuseas y hasta alteraciones en la coagulación sanguínea.
 
Los altos niveles de vitamina D tienen consecuencias como calcificación de los tejidos blandos, inapetencia, náuseas, fatiga, frena el crecimiento y puede ser un enemigo de nuestro sistema cardiovascular y renal.
 
Ante ello, la recomendación de los especialistas es que sólo se tomen vitaminas bajo prescripción médica, sea como tratamiento de alguna enfermedad, dentro del campo de la medicina regenerativa, o bien si se trata de una persona deportista.
 
Fuente: El Punto Crítico.com
Disponible en: http://www.elpuntocritico.com/vida-y-estilo/noticias-salud/32881-sindrome-vitaminosis-grave-riesgo-por-exceso-de-vitaminas.html