¿Podrían las frutas y las verduras salvar corazones en todo el mundo?

Dieta con frutas y vegetales

Un nuevo análisis encuentra que un consumo bajo se vincula con más años perdidos de vida sana

Lograr que la gente de todo el mundo coma más frutas y verduras podría reducir de forma significativa la discapacidad y la muerte prematura por la enfermedad cardiaca, informan unos investigadores.

Para el estudio, los investigadores analizaron datos y estudios anteriores para determinar cómo el consumo de frutas y verduras afectaba a la cantidad de "años de vida relacionados con la enfermedad cardiaca y ajustados por discapacidad" (DALY, por sus siglas en inglés), que son los años saludables perdidos por la discapacidad o la muerte, en 195 países. Cada DALY es un año perdido de vida sana.

Los hallazgos mostraron que una ingesta baja de frutas explicaba poco más de 57 millones de DALY, y una ingesta baja de verduras explicaba más de 44 millones de DALY.

El sufrimiento por la enfermedad cardiaca atribuido a una ingesta limitada de frutas fue el más bajo en Ruanda (un 5 por ciento) y el más alto en Bangladesh (un 23 por ciento). El sufrimiento por la enfermedad cardiaca atribuido a una ingesta limitada de verduras fue el más bajo en Corea del Norte (más o menos un 6 por ciento) y el más alto en Mongolia (más de un 19 por ciento), según el informe.

Los países más ricos tenían el sufrimiento más bajo de enfermedad cardiaca asociado con una ingesta baja de frutas y verduras, dijeron los autores del estudio.

Los hallazgos sugieren que unos esfuerzos por mejorar el consumo de frutas y verduras de las personas podrían conducir a millones de años de vida sana adicionales en todo el mundo, concluyó el investigador Patrick Sur, de la Universidad de Washington, en Seattle.

El estudio fue presentado el martes en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), en Portland, Oregón. Las investigaciones presentadas en las reuniones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

FUENTE: Epidemiology and Prevention/Lifestyle and Cardiometabolic Health, news release, March 7, 2017

Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_164001.html