El envejecimiento de nuestro planeta

Población mundial

Estamos envejeciendo, no solo los individuos y las comunidades, sino también el mundo. En el 2006 unas 500 millones de personas de todo nuestro planeta tenían más de 65 años, para 2030 se prevé un incremento total de un billón de habitantes, en esa fecha será adulto mayor uno de cada ocho de los habitantes de la Tierra. Es significativo que los incrementos de la población de mayores de 65 años estén ocurriendo en países en vías de desarrollo, en donde para el 2030 habrá un aumento de 140 por ciento en esa población.

Si el envejecimiento global representa un triunfo de los avances médicos, sociales y económicos sobre las enfermedades, también implica cambios extraordinarios, ya que provocará un mayor esfuerzo para los sistemas de seguridad social y de pensiones, modificaciones necesarias en los modelos de apoyo social e impactos en el crecimiento económico, el comercio, la migración y la prevalencia y el patrón de enfermedades. Algunas de las tendencias que según la ONU a nivel global se están presentando son las siguientes:

Tendencia uno- Una población envejecida. Desde el comienzo de la historia de la humanidad la cantidad de niños siempre ha excedido a la población de adultos mayores, esto cambiará muy pronto, por primera vez en la historia las personas de 65 años y más excederán el número de niños por debajo de cinco años y ésta es una tendencia emergente de forma global, ya que en la actualidad aproximadamente 500 millones de personas tienen 65 años y más, es decir, un 8 por ciento de la población total mundial.
Tendencia dos- Aumento en la esperanza de vida. Muchas naciones experimentaron más del doble de incremento en la esperanza de vida durante el siglo pasado. En Japón actualmente la esperanza de vida es de 82 años, el mayor nivel alcanzado en países desarrollados a escala mundial; en otras naciones con el mismo nivel, la esperanza actual de vida al nacer es de 79 años.
Tendencia tres- Aumento en el número de personas mayores viejas–viejas (Oldest-old). Un aspecto importante de la población envejecida es el propio aumento del envejecimiento en esa población, muchos adultos mayores tienen edades avanzadas. Desde el punto de vista de política social y de investigación, es importante distinguir entre los adultos mayores viejos y los adultos mayores viejos-viejos (con más de 85 años). Debido a la presencia de enfermedades crónicas, este último grupo tendrá una serie de discapacidades que requerirán mayores cuidados a largo plazo y consumirán recursos de manera desproporcionada debido a que:
*El aumento de los mismos significará que los sistemas de pensiones deberán cubrir un largo periodo de vida.
*Los costos de salud aumentarán.
*Las relaciones intergeneracionales adquirirán nuevas dimensiones, ya que el número de abuelos y bisabuelos incrementará.
*El número de centenarios aumentará significativamente por primera vez en la historia, esto producirá nuevos retos, lo que provocará una redefinición del concepto de viejos–viejos. Actualmente constituyen 7 por ciento de la población de más de 65 años; un 10 por ciento está ubicado en países desarrollados y un 5 por ciento en naciones en vías de desarrollo. Más de la mitad de los llamados viejos–viejos radica actualmente en seis países: China, Estados Unidos, India, Japón, Alemania y Rusia.
Tendencia cuatro- Crecimiento exagerado de las enfermedades crónicas no trasmisibles. En los próximos 10 a 15 años la pérdida de la calidad de vida debido al aumento de enfermedades crónicas no trasmisibles será significativa incluyendo regiones como África, donde se prevé un incremento de enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes de forma aparejada a enfermedades infecciosas y parasitarias. Esto representará un cambio en la epidemiología de las enfermedades que surge como consecuencia del proceso de envejecimiento poblacional.
El hecho de que estas tendencias se hagan realidad nos perfila un panorama por demás complejo y debemos estar preparados para enfrentar un proceso que está en marcha y es irreversible, es compromiso de todos hacernos responsables de lo que nos toca desde los diferentes espacios en que nos encontramos, para que los adultos mayores de hoy tengan una calidad de vida adecuada, al igual que los adultos mayores del futuro que seremos nosotros.

Fuente: El Independiente de Hidalgo

Disponible en: http://www.elindependientedehidalgo.com.mx/el-envejecimiento-de-nuestro-planeta/