Conozca qué le ocurre al adulto mayor por déficit de vitamina B12

Vitamina B12

La vitamina B12 (cobalamina, cianocobalamina) interviene en la formación de nucleoproteínas (proteínas que se hallan en el núcleo de las células), glóbulos rojos (eritrocitos o hematíes), y el funcionamiento del sistema nervioso. En el adultos mayor, su déficit conlleva a graves consecuencias.

Esta vitamina se necesita en cantidades muy pequeñas. Es además muy abundante en las bacterias intestinales, pero su carencia origina un tipo de anemia perniciosa llamada de Biermer, cuya característica es una mala producción de glóbulos rojos, una inadecuada síntesis de la vaina nerviosa (mielina) y la pérdida de la cubierta membranosa del tracto intestinal.

Además, se manifiesta también una atrofia de la mucosa digestiva, entre otras disfunciones. El déficit de esta vitamina es debido frecuentemente a la incapacidad del estómago para producir una glicoproteína, la cual colabora en su correcta absorción por el organismo.

La vitamina B12 se encuentra sólo en alimentos de origen animal, tales como vísceras (hígado, riñones…), carne, pescado y harinas de pescado, ostras, huevos y leche. Dado que sólo se puede obtener mediante estas fuentes, a las personas que siguen dietas vegetarianas se les recomienda ingerir suplementos de vitamina B12, que suplan la carencia que inevitablemente acusarán.

Como consecuencia del alto consumo de alimentos de origen animal en las sociedades desarrolladas, la ingesta de vitamina B12 es alta, superando ampliamente las ingestas recomendadas.

Déficit de vitamina B-12 en adultos mayores

El rol de los micronutrientes es fundamental en los procesos metabólicos de los seres vivos, algunos de ellos con características de esenciales, como es el caso de la vitamina B-12 y los folatos4.

La vitamina B-12 es sintetizada por bacterias que no son funcionales en seres humanos. Los animales ingieren estos microorganismos incorporándola en sus tejidos, huevos y leche, los que al ser ingeridos por los seres humanos, la incorporan a su organismo.

Se ha observado que existe una correlación entre el envejecimiento y el descenso de los niveles plasmáticos de vitamina B-12, al punto de que alrededor de 20% de los mayores de 60 años presentan esta insuficiencia.

Un estudio llevado a cabo en Chile, demostró que en mayores de 60 años, 50,5 % de los hombres y 33,1 % de las mujeres presentan déficit de vitamina B-12-16. En tanto, encontraron, después de dos años de iniciado el programa de fortificación de la harina de trigo con ácido fólico, una prevalencia de déficit de vitamina B-12 de 27,6 % en sujetos de 70 y más años.

Los resultados dispares entre los estudios mencionados y el nuestro pueden atribuirse a la estructura etaria de las poblaciones estudiadas, dada la relación directa entre el aumento en la edad y la mayor prevalencia de déficit.

En el contexto poblacional, serán necesarias intervenciones para mejorar el estado de vitamina B-12, manteniendo una estrecha vigilancia sobre interacciones adversas con ácido fólico.

Para ello será necesario definir la mejor alternativa de prevención primaria del déficit de vitamina B-12 en esta población, siendo esta, a través de suplementación medicamentosa o de un alimento fortificado con vitamina B-12. Esta decisión debiera tomarse a la luz de la mejor información disponible, colocando en la balanza los riesgos y beneficios de una posible intervención para mejorar los niveles plasmáticos de vitamina B-12 en la población adulta mayor.

Fuente: Noticias 24.com

Disponible en: http://www.noticias24.com/salud/noticia/48918/conozca-que-le-ocurre-al-adulto-mayor-por-deficit-de-vitamina-b12/