Una caminata a diario es un buen paso para la salud del cerebro de las personas mayores

El Año Nuevo ya está aquí, y un pequeño estudio reciente sugiere que los adultos mayores interesados en conservar la salud de su cerebro quizá deban encabezar su lista de propósitos con las caminatas.

¿Por qué? Un equipo de investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) encontró que los adultos mayores de 60 años que ya tienen dificultades con la memoria son más capaces de enfocarse y procesar información si caminan más de 4,000 pasos al día (unas 2 millas [3.2 kilómetros]).

"Observamos cómo la actividad física afecta al grosor de las estructuras cerebrales y también al rendimiento cognitivo [del pensamiento] de los adultos mayores de 60 años", explicó la autora del estudio, Prabha Siddarth.

Siddarth anotó que el grosor cerebral se considera "un marcador temprano y sensible de la salud del cerebro".

El estudio reveló que en los que caminaban más de 4,000 pasos al día, unas áreas del cerebro que se sabe que son esenciales para el procesamiento del pensamiento eran más gruesas.

Además, esos caminantes ávidos demostraron un "mejor funcionamiento cognitivo" que los que caminaban 4,000 pasos o menos, señaló.

Siddarth es bioestadística en el departamento de psiquiatría y ciencias conductuales del Instituto Semel de Neurociencia y Conducta Humana, y del Centro de Longevidad de la UCLA.

Para explorar los beneficios potenciales que caminar tiene para la salud mental, el equipo se enfocó en 26 hombres y mujeres de 61 a 88 años de edad. Casi el 70 por ciento eran mujeres.

Aunque ninguno sufría de demencia, todos se quejaban de problemas con la memoria.

Durante una semana, todos usaron un acelerómetro para rastrear los patrones de actividad.

Entonces se dividió a los participantes en dos grupos: los que caminaban más de 4,000 pasos al día, y los que caminaban menos. (El grupo menos activo tenía más edad, con una edad promedio de 77 años, en comparación con el grupo más activo, con una edad promedio de 68).

Además, se realizaron IRM y cada participante se sometió a una batería de pruebas de salud mental para evaluar las habilidades de memoria, las habilidades de aprendizaje, las habilidades verbales, la atención y las habilidades de procesamiento de la información, la función de toma de decisiones y la habilidad de ejecutar una tarea.

Los investigadores encontraron que los que caminaban más de 4,000 pasos al día tenían unas medidas cerebrales más gruesas en el área del hipocampo y las regiones circundantes. Colectivamente, unos grosores cerebrales más grandes en esas regiones se han vinculado antes con un mejor pensamiento y una mejor memoria.

En términos de la velocidad de procesamiento de la información, la capacidad de prestar atención y la habilidad de hacer planes y cumplir metas, los del grupo de más de 4,000 pasos también demostraron una ventaja "sustancial" respecto al grupo menos móvil, dijo Siddarth, aunque el grado de la ventaja varió.

Pero dijo que sigue sin estar claro si caminar incluso más (más allá de 4,000 pasos) podría mejorar más la salud mental. "Es algo en lo que estamos trabajando, para ver si más ejercicio conduce a más mejora, y también para ver si las medidas del grosor cerebral lo reflejan", dijo Siddarth.

Los autores del estudio anotaron que el hallazgo es una asociación, en lugar de una prueba de que caminar a diario en realidad proteja al cerebro.

Adam Woods, director asistente del Centro de Envejecimiento Cognitivo y Memoria (CAM, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Florida, en Gainesville, se hizo eco de este último punto.

"Creo que hay que tener cuidado al interpretar [estos] resultados como causales", comentó Woods. Añadió que los hallazgos provienen de un grupo pequeño de personas cuyos patrones de actividad solo se correlacionaron con la función cerebral, en lugar de mostrar que la afectaran.

Woods también apuntó que "ninguno de esos hallazgos es novedoso. Trabajos anteriores han mostrado que las personas con una actividad física más alta tienen diferencias correlacionadas en el volumen cerebral y en el rendimiento cognitivo", dijo.

Woods, que también es director del Centro de Investigación en Neurofisiología y Neuromodulación del CAM en el Instituto Cerebral McKnight, dijo que "estos resultados sufren del clásico misterio de 'la gallina o el huevo'. ¿Caminar más condujo a un mayor volumen en el hipocampo y a una mejor cognición en estas personas, o una mejor cognición y un mayor volumen en el hipocampo fomentó su mayor actividad física?".

Entonces, por ahora, concluyó, el hallazgo "no aborda de ninguna forma si la actividad física podría mejorar la cognición y el volumen cerebral".

Los hallazgos aparecen en una edición en línea reciente de la revista Journal of Alzheimer's Disease.

FUENTES: Prabha Siddarth, Ph.D., biostatistician, department of psychiatry and biobehavioral sciences, Semel Institute for Neuroscience and Human Behavior and Longevity Center, David Geffen School of Medicine, University of California, Los Angeles; Adam Woods, Ph.D., assistant professor and assistant director, Center for Cognitive Aging and Memory (CAM), and director, CAM Neurophysiology and Neuromodulation Research Core, McKnight Brain Institute, department of clinical and health psychology, College of Public Health and Health Professions, University of Florida, Gainesville; Dec. 12, 2017, Journal of Alzheimer's Disease, online

Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_170688.html