Un nuevo hallazgo apunta a una pista sobre la demencia

La inflamación en la mediana edad podría aumentar el riesgo de encogimiento del cerebro y demencia en la vejez, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores evaluaron cinco "biomarcadores" de inflamación en la sangre de más de 1,600 personas cuando tenían una edad promedio de 53 años. Unos 24 años más tarde, los participantes recibieron escáneres cerebrales y una prueba de memoria.

En comparación con las personas que no tenían niveles elevados de los biomarcadores, las que tenían niveles elevados de tres o más biomarcadores presentaban en promedio un volumen un 5 por ciento más bajo en el hipocampo y otras áreas del cerebro asociadas con la enfermedad de Alzheimer. También obtuvieron unas puntuaciones más bajas en la prueba de la memoria.

El estudio aparece en la edición en línea del 1 de noviembre de la revista Neurology.

"Estos resultados sugieren que la inflamación en la mediana edad podría ser un factor contribuyente temprano a los cambios cerebrales que se asocian con la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia", comentó el autor del estudio, Keenan Walker, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

"Dado que los procesos que conducen a la pérdida de células cerebrales comienzan décadas antes de que la gente empiece a mostrar algún síntoma, es vital que averigüemos cómo esos procesos que suceden en la mediana edad afectan a las personas muchos años después", señaló Walker en un comunicado de prensa de la revista.

FUENTE: Neurology, news release, Nov. 1, 2017

Disponible en:https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_169552.html