¿Menos sueños nocturnos indican un riesgo más alto de demencia en las personas mayores?

Por cada reducción de un 1 por ciento en la fase MOR del sueño, hay un aumento del 9 por ciento en las probabilidades de sufrir problemas de pensamiento y memoria, encontró un estudio


Los adultos mayores que pasan menos tiempo cada noche en la etapa del sueño en que se sueña podrían ser más propensos a sucumbir a la demencia a medida que envejecen, sugiere una nueva investigación.

Esta fase esencial, conocida como sueño de movimientos oculares rápidos (MOR), "ocurre a intervalos a lo largo de la noche, y se caracteriza por soñar más y por unos movimientos oculares rápidos", explicó el autor del estudio, Matthew Pase, investigador principal en la Universidad de Tecnología Swinburne en Australia, e investigador visitante en el departamento de neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

"Encontramos que las personas que experimentaban menos sueño MOR a lo largo de una noche mostraban un riesgo más alto de desarrollar demencia en el futuro", dijo Pase. Anotó que por cada reducción del 1 por ciento en el sueño MOR, las personas mayores del estudio experimentaron un aumento de más o menos un 9 por ciento en el riesgo de demencia y de enfermedad de Alzheimer.

Aunque investigaciones anteriores han apuntado a este vínculo entre el MOR y la demencia, la investigación actual es la primera en vincular menos sueño MOR con un riesgo más alto de desarrollar demencia hasta 18 años más adelante. Y Pase dijo que eso significa que "los cambios en el sueño MOR quizá no sean simplemente una consecuencia de la demencia", sino tal vez una causa contribuyente.

El sueño pasa por cinco fases distintas cada noche: el sueño ligero, una etapa preparatoria previa al sueño profundo, dos etapas subsiguientes de sueño profundo, y por último el sueño MOR.

Es durante el MOR (que se repite varias veces a lo largo de una noche típica) que los ojos se mueven con rapidez. El MOR también se caracteriza por una mayor actividad cerebral, una respiración y un pulso más rápidos, y una temperatura corporal relativamente más alta.

El estudio de Pase se enfocó en 321 hombres y mujeres de a partir de 60 años (con una edad promedio de 67) que participaron en el Estudio cardiaco de Framingham (FHS, por sus siglas en inglés) entre 1995 y 1998. El FHS es un estudio a largo plazo que incluye a los residentes de Framingham, Massachusetts.

El equipo de investigación primero siguió el ciclo del sueño en los hombres y en las mujeres durante una sola noche. Entonces, se rastrearon las señales de demencia de todos los pacientes durante hasta 19 años (12 años, en promedio). Al final, 32 participantes desarrollaron demencia. De esas personas, 24 desarrollaron Alzheimer.

Los investigadores concluyeron que los patrones del sueño profundo no afectaban al riesgo de demencia. Pero los patrones del MOR sí.

En concreto, aquellos en los que el MOR conformaba un 20 por ciento del sueño total no desarrollaron demencia más tarde. Pero esa cifra se redujo al 17 por ciento del sueño total entre los que sí desarrollaron demencia.

E incluso tras tener en cuenta otros factores (incluyendo el riesgo de enfermedad cardiaca, la depresión y las rutinas de medicamentos) el equipo concluyó que los que pasaban menos tiempo en el MOR y/o tardaban más para en realidad entrar a la fase MOR, se enfrentaban a un riesgo más alto de demencia.

Dicho esto, Pase enfatizó que "nuestros resultados no prueban una relación causal", sino que muestran una asociación.

En cuanto a qué podría explicar el vínculo entre el MOR y la demencia, anotó que "más sueño MOR podría ayudar a proteger las conexiones en el cerebro, que resultan dañadas en la demencia".

Pero "por otro lado", añadió, "la reducción en el sueño MOR podría resultar de otros factores, como el estrés crónico o un trastorno del sueño sin diagnosticar, lo que podrían aumentar el riesgo de demencia de forma independiente".

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 23 de agosto de la revista Neurology.

La Dra. Yvette Sheline, directora del Centro de Neuromodulación en la Depresión y el Estrés de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia, apuntó a investigaciones anteriores con animales que indicaron que los ratones a quienes se perturba de forma deliberada durante el sueño tienen unos depósitos más grandes de placa amiloidea en el cerebro. Se cree que esos depósitos aumentan el riesgo de Alzheimer.

Por otro lado, el Dr. Ricardo Osorio, profesor asistente de investigación en psiquiatría del Centro de Salud del Cerebro del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York, anotó que parte de la dificultad de intentar comprender mejor la influencia del MOR en el riesgo de demencia "es que no contamos con una buena explicación sobre por qué tenemos el sueño MOR".

Según Osorio, "sabemos que [el sueño MOR] es importante para la supervivencia de la mayoría de especies de mamíferos y aves", y también parece ayudar a facilitar la función de la memoria y el desarrollo del cerebro infantil. "Pero eso es casi todo", añadió.

Aun así, enfatizó que la mayor parte de la investigación sobre la demencia se ha enfocado en el rol del sueño profundo, en lugar del sueño MOR.

"Así que, en mi opinión, este estudio vuelve a hacer que el sueño MOR sea una etapa del sueño que es importante para la función cerebral, y que la actividad neural que ocurre específicamente durante el MOR quizá sea esencial para una consolidación normal de la memoria y proteja del Alzheimer", dijo Osorio.

FUENTES: Matthew Pase, Ph.D., senior research fellow, Swinburne University of Technology, Australia, and visiting researcher, department of neurology, Boston University School of Medicine; Ricardo Osorio, M.D., research assistant professor, psychiatry, Center for Brain Health, NYU Langone Medical Center, New York City; Yvette Sheline, M.D.. professor, psychiatry, radiology and neurology, and director, Center for Neuromodulation in Depression and Stress, University of Pennsylvania Perelman School of Medicine, Philadelphia; Aug. 23, 2017, Neurology, online

Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_168018.html