El adulto mayor en el derecho internacional

En el contexto jurídico internacional fue aprobado la interesante Convención Interamericana sobre la protección de los derechos humanos de las personas mayores, que promueve, protege y asegura el pleno goce y el ejercicio de los derechos humanos de las personas mayores. Asimismo, reconoce que la persona, a medida que envejece, debe seguir disfrutando de una vida plena, independiente y autónoma, con salud, seguridad, integración y participación activa en las esferas económicas, sociales y culturales.

La ley internacional promueve y defiende los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas mayores, entre ellos el derecho a la vida y a vivir con dignidad la vejez hasta el final de sus días. La normativa jurídica internacional prohíbe la discriminación por edad en la vejez. La persona mayor tiene derecho a vivir sin ser afectada por la violencia y a recibir un trato digno. La persona mayor tiene derecho a no ser sometida a tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes. La persona mayor tiene derecho irrenunciable a manifestar su consentimiento libre e informado en el ámbito de la salud. La negación de este derecho constituye una forma de vulneración de los derechos humanos de la persona mayor. Con la finalidad de garantizar el derecho de la persona mayor a manifestar su consentimiento informado de manera previa, voluntaria, libre y expresa, así como a ejercer su derecho de modificarlo o revocarlo, en relación con cualquier decisión, tratamiento, intervención o investigación, en el ámbito de la salud, los Estados Partes se comprometen a elaborar y aplicar mecanismos adecuados y eficaces para impedir abusos y fortalecer la capacidad de la persona mayor de comprender plenamente las opciones de tratamientos existentes, sus riesgos y beneficios. Dichos mecanismos deberán asegurar que la información que se brinde sea adecuada, clara y oportuna, disponible sobre bases no discriminatorias, de forma accesible y presentada de manera comprensible de acuerdo con la identidad cultural, nivel educativo y necesidad de comunicación de la persona mayor.

La persona mayor tiene derecho a un sistema integral de cuidados que provea la protección y promoción de la salud, cobertura de servicios sociales, seguridad alimenticia y nutricional, agua, vestuario y vivienda; promoviendo que la persona mayor pueda decidir permanecer en su hogar y mantener su independencia y autonomía. Toda persona mayor tiene derecho a la seguridad social y previsional que la proteja para llevar una vida digna. La persona mayor tiene derecho a no ser objeto de agresiones contra su dignidad, honor y reputación, y a la privacidad en los actos de higiene o en las actividades que desarrolle, independiente del ámbito en el que se desenvuelva. Derechos de los adultos mayores, que los otros seres humanos debemos promover y respetar siempre.

Fuente: La prensa austral
Disponible en: http://laprensaaustral.cl/columnas/el-adulto-mayor-en-el-derecho-internacional/