Políticas y servicios sobre adulto mayor

La importancia en el mundo, en el presente siglo, de los adultos mayores, es indiscutible.   En el Ecuador las personas de más de 65 años constituyen una enorme promesa para la sociedad, pero faltan políticas referidas a ellas, tanto en la academia como en los servicios.

En las facultades de medicina se enseña pediatría en pregrado y hay postgrados de esa especialidad, que se justifica por los aspectos biológicos, psicológicos, culturales y sociales de este grupo poblacional.  Sin embargo, no se enseña en el pregrado geriatría (la clínica del adulto mayor) ni gerontología (la epidemiología del mismo) a pesar de que su porcentaje poblacional se incrementa aceleradamente.  Y los postgrados en estas especialidades son escasos. 

Pero, además, lo anteriormente señalado no debe referirse solamente a la enfermedad, su prevención, curación y rehabilitación, sino a la vida sana, es decir a la salud, y a su promoción, de los adultos mayores, como una prioridad.  Es crucial que los aspectos biológicos, psicológicos, culturales y sociales, sanos, de este grupo poblacional, se introduzcan en la academia, así como en los servicios.

En la academia la enseñanza, la investigación y la vinculación con la sociedad con ellos, y en los servicios la atención promocional de la salud, y, en caso de enfermedad, la referencia desde los servicios ambulatorios hasta los hospitalarios para diagnósticos y tratamientos especializados dentro del Sistema Nacional de Salud.

Para la referencia nacional deben existir por lo menos cinco hospitales especializados para el adulto mayor, en Guayaquil, Cuenca, Portoviejo y Riobamba, además del ya existente en Quito.  Estos servicios para los adultos mayores deben atender desde el entorno familiar o domiciliario, en el comunitario y territorial, hasta el social general.  Y debe coordinarse entre las instituciones públicas, MSP e IESS, así como entre los servicios especializados (que incluirán los servicios hospitalarios paliativos), con los asilos normatizados para adultos mayores del MIES.  Así la duración de las estancias, corta de agudos, media de intervenidos, o larga de crónicos, estarían respaldadas por diversas unidades distribuidas de acuerdo a las necesidades poblacionales.

Por ventaja el gobierno contribuyó a una nutrición sana con el semáforo nutricional, y el nuevo propone la vivienda y la pensión universal ofertadas como derechos universales.  La academia ya contribuye con la educación continua para su empoderamiento, equidad étnica, de género y generacional.  Esto es la promoción de la salud.

Fuente: El tiempo.com.ec

Disponible en: http://www.eltiempo.com.ec/noticias/columnistas/1/411165/politicas-y-servicios-sobre-adulto-mayor