Demencia prevención, intervención y atención

The Lancet

Dementia prevention, intervention, and care
Livingston G, Sommerlad A,  Orgeta V, Costafreda SG, Huntley J, Ames D, and cols. Lancet July 2017. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(17)31363-6.

Resumen Ejecutivo

Hoy dia, emprender acciones en el campo de la prevención, intervención y cuidado de la demencia mejorará sustancialmente la vida y la muerte de personas que padecen de demencia y ayudará a sus familias, y al hacerlo se transformará el futuro de la sociedad.

La demencia es el mayor reto global que enfrenta la atención social y sanitaria en el siglo 21. Aparece principalmente en personas mayores de 65 años, por lo que en el mundo, el aumento del número de pacientes y de los costos de su atención se deriva de una creciente longevidad que es resultado de la reducción del número de personas que mueren prematuramente. La Comisión Lancet sobre Prevención, Intervención y Cuidado de la Demencia se reunió para recopilar los grandes avances que se han logrado y analizar el conocimiento que hoy existe acerca de lo que debemos hacer para prevenir y controlar la demencia.

A escala mundial, cerca de 47 millones de personas vivían con demencia en el año 2015 y se espera que esta cifra se triplique para el 2050. La demencia afecta a los individuos que la padecen, ellos pierden sus habilidades gradualmente, así como a familiares y a otras personas que prestan su apoyo pues han de enfrentarse a la visión de un miembro de la familia o de un amigo que enferma y se deteriora y que para satisfacer sus necesidades desarrolla mayor dependencia y cambios de conducta.

Por otra parte, afecta a la sociedad en general porque las personas con demencia precisan de atención social y sanitaria. El costo de la demencia en el mundo en el año 2015 se estimó en 818 mil millones de dólares estadounidenses y esta cifra continuará en ascenso a medida que surjan más personas con demencia.

Casi el 85 % de los costos se asocian con la atención familiar y social y no con la atención médica. Es posible que los nuevos tratamientos médicos que surjan en el futuro, incluidas las medidas de salud pública, sustituyan y probablemente reduzcan una parte de este costo.